COMPARTIR
esta página

INFLACIÓN DE EE. UU. REGISTRA SU NIVEL MÁS BAJO EN TRES AÑOS.

  

Lanzamientos económicos:

-13-02, Tasa de desempleo (GB)

13-02, IPC (EE.UU.)

14-02, IPC (GB)

-14-02, PBI (EUR)


La situación económica en Estados Unidos durante el mes de enero ha sido objeto de gran atención, especialmente en lo que respecta a los informes sobre las ventas minoristas y el índice de precios al consumidor (IPC). Estos informes son cruciales para evaluar la dinámica del gasto del consumidor y la dirección de la inflación, dos factores fundamentales que influyen en las políticas económicas, tanto a nivel nacional como global.

La Reserva Federal de Estados Unidos está en un constante estado de vigilancia, monitoreando de cerca cualquier indicio de inflación que pueda surgir a partir de un fuerte gasto del consumidor. Existe un temor latente de que un aumento sostenido en el gasto pueda reavivar el crecimiento de los precios, lo que podría llevar a la Reserva Federal a reconsiderar sus estrategias monetarias. Sin embargo, hasta la fecha, los informes sugieren que la inflación sigue disminuyendo en términos generales, proporcionando cierto alivio a los formuladores de políticas y a los mercados financieros.

El sólido desempeño del gasto del consumidor, respaldado por un mercado laboral robusto, indica que no hay una presión inmediata sobre la Reserva Federal para aplicar recortes abruptos en las tasas de interés. Este escenario contrasta con los temores previos sobre el dolor económico que podría surgir cuando la Reserva Federal inició su ciclo de aumento de tasas hace casi dos años. La persistente desaceleración en el crecimiento de los precios ahora sugiere que los pronósticos más sombríos podrían no materializarse.

En cuanto a los detalles específicos de los informes, se espera que las ventas minoristas de enero muestren una disminución, impulsada en parte por caídas en las ventas de automóviles y los precios de la gasolina. Estas caídas se suman a la mayor disminución desde marzo del año pasado, reflejando cierta volatilidad en el mercado minorista. Sin embargo, a pesar de esta caída, el panorama general del gasto del consumidor permanece sólido, respaldado por un aumento en el empleo y un crecimiento salarial continuo.

En lo que respecta al IPC, se espera que el crecimiento general caiga por debajo del 3% interanual por primera vez en casi tres años. Esta desaceleración se atribuye principalmente a retrocesos en los precios de la energía y los alimentos. Aunque el crecimiento de los precios subyacentes, que excluye alimentos y energía, también debería disminuir ligeramente, los costos de vivienda continúan siendo motivo de preocupación. Los alquileres siguen siendo una parte significativa de los aumentos de precios, lo que destaca la importancia de abordar las presiones inflacionarias en sectores clave de la economía.

Por último, el crecimiento de los precios de los bienes muestra signos de estabilización, reflejando una mejora gradual en la cadena de suministro global. Este desarrollo es una señal alentadora, ya que indica que las perturbaciones previas en la cadena de suministro están siendo mitigadas, lo que podría ayudar a aliviar algunas de las presiones inflacionarias a largo plazo.

La situación de la inflación en Estados Unidos ha mostrado una tendencia general a la baja, pero el progreso para reducirla hasta el 2% se ha estancado en los últimos meses, especialmente según la métrica del Índice de Precios al Consumidor (IPC). A pesar de la expectativa de que los precios continuarían disminuyendo, la economía estadounidense ha demostrado una resiliencia sorprendente, lo que ha generado preocupaciones dentro de la Reserva Federal sobre un posible resurgimiento de las presiones inflacionarias, sobre todo si los salarios experimentan un crecimiento significativo.

En diciembre, el IPC subió al 3,4% interanual, manteniéndose por encima del 3,0% desde julio del año anterior. Sin embargo, hubo una ligera mejoría en el IPC subyacente, que cayó por debajo del 4,0% interanual por primera vez desde mayo de 2021.

El panorama del Índice de Precios del Consumo Personal (PCE), la medida preferida de la Reserva Federal, es algo más alentador, especialmente en términos anualizados. El PCE general se situó en el 2,0% y el PCE subyacente en el 1,9% sobre una base anualizada de seis meses en los dos últimos meses de 2023. Esta perspectiva ha generado cierta exuberancia en los mercados financieros, anticipando un posible giro moderado por parte de la Reserva Federal.

No obstante, los funcionarios de la Reserva Federal han dejado claro que un recorte de tasas podría tardar algún tiempo, lo que ha dado al dólar estadounidense una ventaja mientras los inversores ajustan sus expectativas.

La próxima cifra del IPC será crucial para determinar si las expectativas de flexibilización monetaria se retrasarán aún más, ya que los inversores aún contemplan la posibilidad de un recorte de tasas en mayo. Los pronósticos sugieren que el IPC se mantuvo sin cambios en el 3,4% interanual en enero.

La preocupación no se limita a la velocidad de la disminución de la inflación; también hay indicios de que la economía estadounidense está experimentando un repunte de la actividad en enero. Por lo tanto, las cifras de ventas minoristas del jueves serán cruciales para evaluar la situación. La estimación de consenso apunta a un modesto aumento del 0,2% intermensual, lo que sugiere un enfriamiento respecto a diciembre.

Además, otros datos económicos relevantes se publicarán a lo largo de la semana, incluido el índice manufacturero de la Fed de Filadelfia, las cifras de producción industrial de enero, los inicios de viviendas, los permisos de construcción, los precios al productor y la encuesta preliminar sobre la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, todos estos eventos cerrarán la semana económica con información valiosa para comprender la dinámica actual de la economía estadounidense.

AUD/USD

El par AUD/USD experimentó una ligera caída a 0.6468 la semana pasada, seguida de un movimiento lateral. El sesgo inicial para esta semana permanece neutral, lo que sugiere potencial para más consolidación. Sin embargo, la perspectiva sigue siendo bajista mientras se mantenga la resistencia en 0.6621. Una ruptura por debajo de 0.6468 podría desencadenar la continuación del declive desde 0.6870, apuntando al nivel de proyección del 61.8% en 0.6407.

Observando el panorama más amplio, las acciones de precio desde 0.6169 (mínimo de 2022) se interpretan como parte de un patrón correctivo a medio plazo dentro de la tendencia bajista desde 0.8006 (máximo de 2021). La caída desde 0.7156 (máximo de 2023) se considera la segunda pierna de este patrón correctivo, que aún podría estar desarrollándose. Aunque la operativa lateral dentro del rango de 0.6169 a 0.7156 podría persistir por algún tiempo, se favorece ligeramente una ruptura a la baja mientras la resistencia en 0.7156 se mantenga.

En cuanto a la perspectiva a largo plazo, es probable que la tendencia bajista desde 1.1079 (máximo de 2011) haya completado en 0.5506 (mínimo de 2020). Aún no está claro si las acciones de precio desde 0.5506 constituyen un patrón correctivo o un cambio de tendencia. Sin embargo, la caída desde 0.8006 se ve como la segunda pierna del patrón. Por lo tanto, en caso de un declive más profundo, se anticipa que surgirá un soporte sustancial por encima de 0.5506 para provocar un cambio de tendencia.

LA LIBRA EN LA MIRA: DATOS DE INFLACIÓN Y PIB DEL REINO UNIDO


En su última reunión, los responsables de política del Banco de Inglaterra (BoE) decidieron mantener las tasas de interés sin cambios en 5.25%. Sin embargo, la decisión no fue unánime. Dos miembros votaron a favor de aumentar las tasas de interés en otros 25 puntos básicos, mientras que uno favoreció un recorte de tasas del mismo tamaño.

Aunque los funcionarios eliminaron de la declaración la parte que indicaba que podrían ser necesarias más medidas de ajuste si persisten las presiones inflacionarias, en la conferencia de prensa posterior a la decisión, el gobernador Bailey se opuso a las expectativas de recorte de tasas, diciendo que aún no han llegado a un punto en el que puedan reducir los costos de endeudamiento, añadiendo que la política necesita mantenerse suficientemente restrictiva durante suficiente tiempo.

Dicho esto, los comentarios del economista jefe Huw Pill esta semana tuvieron un sabor algo más dovish, con el alto funcionario del BoE señalando que los principales indicadores de presiones de precios aún no estaban en un nivel que permitiera flexibilizar la política, pero también que no es necesario que la inflación alcance el 2% antes de comenzar a hacerlo. “Reducir las tasas de interés es una recompensa para la economía por un mejor desempeño en la inflación”, también dijo, lo que permite a los participantes del mercado seguir apostando por una alta probabilidad del 80% de una reducción de un cuarto de punto en junio.

La inflación podría ralentizarse aún más, la recesión podría haberse evitado

Con todo esto en mente, los traders de la libra esterlina se mantendrán atentos a sus pantallas la próxima semana, ya que el calendario está repleto de lanzamientos económicos del Reino Unido. El martes se espera el informe de empleo de diciembre, con el enfoque probablemente en los salarios promedio semanales mientras los inversores intentan averiguar hacia dónde puede dirigirse la inflación.

Sin embargo, el centro de atención podría ser el índice de precios al consumidor (IPC) del miércoles para enero. Según los PMIs del Reino Unido para el mes, aunque las tarifas de flete marítimo en alza provocaron cargas de costos en el sector manufacturero y a pesar de que los proveedores de servicios señalaron otro fuerte aumento en los precios de los insumos, en general, los precios cobrados por las empresas del sector privado aumentaron al ritmo más débil desde octubre pasado. Esto probablemente desplaza los riesgos en torno a los números del IPC a la baja.

Aunque, con el cambio interanual en los precios del petróleo que permanece cerca de cero, la brecha entre las tasas de inflación general y núcleo puede continuar estrechándose, lo que significa que la tasa general puede no disminuir tanto como la tasa núcleo.

Sea como fuere, una ralentización de la inflación puede corroborar la visión del mercado de que el BoE comenzará a reducir los costos de endeudamiento en el verano, pero las expectativas sobre el ritmo de las reducciones posteriores también pueden depender de los datos relacionados con el crecimiento. El jueves se esperan los datos preliminares del PIB para el cuarto trimestre y el mes de diciembre, junto con las estadísticas de producción industrial y manufacturera para el mismo mes.

La revisión a la baja de la impresión del PIB del tercer trimestre reveló que la economía se contrajo un 0,1%, y la contracción mensual del 0,3% para octubre provocó temores de recesión, pero esos temores se desvanecieron después de que la tasa mensual de noviembre se situara en el 0,3%. Por lo tanto, los datos del jueves pueden atraer atención adicional, ya que pueden confirmar si la economía del Reino Unido ha esquivado una bala.

Según la estimación del PIB del NIESR, la economía del Reino Unido se estancó en los últimos tres meses de 2023, y si este fuera el caso, el lanzamiento podría ser aplaudido por los traders de la libra esterlina. Sin embargo, es poco probable que los beneficios relacionados con el PIB se mantengan limitados y de corta duración, especialmente si la inflación continúa disminuyendo el día anterior. Para que la libra termine ganando y manteniendo esas ganancias, puede ser necesaria una sorpresa al alza. Las ventas minoristas también se darán a conocer el viernes.

GBP/USD

El par GBP/USD experimentó una caída por debajo del extremo inferior del rango lateral que estaba vigente desde el 14 de diciembre. No obstante, al día siguiente, se produjo una recuperación tras encontrar soporte ligeramente por encima de la zona de 1,2500 y la media móvil exponencial de 200 días (EMA). Esta recuperación permitió al par probar la EMA de 50 días antes de volver a girar hacia el sur.

La posibilidad de una desaceleración en la inflación del Reino Unido podría provocar más ventas, con los bajistas apuntando a otra prueba cerca de la barrera psicológica de 1,2500. Sin embargo, datos de crecimiento que confirmen la ausencia de una recesión podrían motivar una pausa en esa área. Para que la perspectiva sea considerada alcista, el par puede necesitar elevarse completamente por encima del límite superior del rango alrededor de 1,2800.

El GBP/USD se recuperó después de caer inicialmente a 1,2517 la semana pasada, pero el avance fue limitado por la EMA de 55 días en el gráfico de 4 horas. El sesgo inicial se mantiene neutral esta primera semana. Una ruptura firme por encima de la resistencia de 1,2641 confirmaría que la corrección desde 1,2826 se completó en 1,2517, con soporte en 1,2499. El sesgo intradiario volvería al alza al probar nuevamente 1,2826. Sin embargo, una ruptura decisiva de 1,2499 indicaría que todo el aumento desde 1,2036 se ha completado, lo que haría que las perspectivas a corto plazo sean bajistas.

Desde una perspectiva más amplia, las acciones de precio desde el máximo de mediano plazo de 1,3141 se interpretan como un patrón correctivo hacia una tendencia alcista desde 1,0351 (mínimo de 2022). El aumento desde 1,2036 se considera el segundo tramo y podría estar aún en curso. No obstante, el ascenso debería estar limitado por 1,3141 para iniciar el tercer tramo del patrón. Mientras tanto, una ruptura del soporte de 1,2499 sugeriría que el tercer tramo ya ha comenzado para un retroceso del 38,2% desde 1,0351 a 1,3141 en 1,2075 nuevamente.

En el panorama a largo plazo, un mínimo a largo plazo podría estar en 1,0351 en condiciones de convergencia alcista en el MACD M. Sin embargo, el impulso del rebote desde 1,3051 sugiere que el GBP/USD está en una fase de consolidación en lugar de un cambio de tendencia. Es probable que el rango de negociación se mantenga entre 1,0351/4248 durante algún tiempo más.

Top of Form

Experiencia de trading Plus

Previous
Next

APERTURA DE CUENTA FÁCIL Y RÁPIDA

  • Regístrese

    Elija un tipo de cuenta y envíe su solicitud.

  • Deposite fondos

    Deposite fondos en su cuenta utilizando una amplia gama de métodos de depósito.

  • Opere

    Acceda a más de 500 instrumentos de CFDs en todos los tipos de activos de MT4/MT5.

Listo, así de fácil es abrir una cuenta de trading en Forex y CFDs.
¡Le damos la bienvenida al mundo del trading!
ABRIR UNA CUENTA REAL

Contáctenos

  • Preguntas generales

    Estamos aquí para brindarle una aventura exitosa en su trading, desde la apertura de cuenta hasta el depósito y el trading.

    [email protected]
  • Clientes Premium

    Si está interesado en convertirse en premium para desbloquear servicios adicionales como trader de gran volumen o unirse a Vantage Club, envíenos un correo electrónico a continuación.

    [email protected]