COMPARTIR
esta página

PRESIONES INFLACIONARIAS EN EL REINO UNIDO IMPACTAN EN LA LIBRA

  

Lanzamientos económicos:

– 15-01, Ventas minoristas (EUR)

16-01, Tasa de desempleo (GB)16-01, PBI (CHI)

– 17-01, IPC (GB)


La persistente tasa de inflación en el Reino Unido ha generado incertidumbre sobre si las expectativas de medidas de flexibilización se retrasarán aún más en 2024. Hacia finales de diciembre, el dólar estadounidense experimentó un repunte después de haber perdido casi un 6% en los dos meses anteriores frente a una cesta de monedas desarrolladas. En Estados Unidos, la narrativa predominante sugiere que la inflación ha sido mayormente controlada, y hay indicios de una posible desaceleración económica en áreas clave, como el mercado laboral.

En el punto más bajo del dólar, el mercado de futuros estaba cotizando más de 160 puntos base de flexibilización para finales de 2024. Sin embargo, en las últimas dos semanas, el dólar ha experimentado un repunte, ganando más del 2%. Es interesante destacar que algunas monedas, como el dólar australiano, sufrieron caídas significativas durante el repunte del dólar, principalmente debido a preocupaciones sobre la debilidad económica de China. En contraste, la libra esterlina se mantuvo relativamente fuerte, registrando una caída de menos del 1%.

A pesar de haber registrado la cifra más alta en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre los países del G7 en noviembre, el Reino Unido podría verse obligado a posponer cualquier medida de flexibilización. Actualmente, el rendimiento del bono a 2 años del Reino Unido se sitúa en el 4.16%, ligeramente por debajo del rendimiento del bono a 2 años de EE. UU. pero considerablemente más alto que el resto de Europa.

Los próximos eventos clave en el horizonte financiero son los datos de IPC del Reino Unido, programados para el 17 de enero, y del IPC de EE. UU. el 11 de enero. En los últimos días, la libra ha experimentado un estrechamiento en su rango de operaciones, según indican algunos analistas técnicos, lo que podría señalar la posibilidad de un próximo movimiento.

Para aquellos traders que buscan expresar una visión alcista sobre la libra esterlina frente al dólar, una estrategia podría ser considerar la compra del contrato de futuros micro de libra esterlina de marzo a 1.2730, apuntando a un movimiento hacia 1.3000. Establecer un stop para este trade en 1.2550 podría gestionar el riesgo.

En cuanto al pronóstico del GBP/USD, se anticipa que el inicio de la semana para los inversores en dólares estadounidenses transcurrirá sin grandes incidentes debido a la escasez de datos programados. En este contexto, el apetito por el riesgo podría ser el factor clave que impulse el movimiento, mientras los inversores aguardan nuevos impulsos a lo largo de la semana. Un posible escenario de comercio bajista podría fortalecer al dólar como moneda de refugio seguro.

El jueves se espera la publicación del último conjunto de datos del Índice de Precios al Consumo (IPC). Se pronostica que en diciembre la inflación subyacente habrá disminuido del 4% al 3,9%, mientras que se espera que la inflación general haya aumentado del 3,1% al 3,2%. En caso de que los datos se alineen con estas expectativas, la disminución en el IPC subyacente podría anular la lectura general, dado que este indicador elimina los elementos más volátiles de la inflación y sugeriría una tendencia continua hacia la flexibilización.

Mientras tanto, se espera que la libra esterlina cotice de manera similar al inicio de la semana, antes de la publicación de los últimos datos del Producto Interno Bruto (PIB) programados para el viernes. Se proyecta que la economía del Reino Unido se haya expandido en un 0,2% en noviembre, lo que podría incentivar a los inversores en la libra esterlina y fortalecer la moneda británica. No obstante, se prevé que el promedio de tres meses muestre una contracción del 0,1%, lo que podría limitar las ganancias de la libra esterlina.

En última instancia, las señales de que el Reino Unido continúa evitando una recesión económica podrían ser suficientes para respaldar los tipos de cambio de la libra esterlina.

La semana pasada, el tipo de cambio entre la libra esterlina (GBP) y el dólar estadounidense (USD) experimentó oscilaciones, reflejando la percepción de una economía del Reino Unido más resistente de lo inicialmente previsto. Al momento de redactar este informe, el GBP/USD se situaba alrededor de 1,2754 dólares estadounidenses, mostrando un aumento de casi el 0,6% en comparación con los niveles de apertura del viernes anterior.

La libra esterlina se vio afectada negativamente el martes debido al Índice de Gerentes de Compras (PMI) manufacturero de diciembre, que reveló una actividad fabril más débil de lo anticipado, generando preocupaciones de recesión entre los inversores. Sin embargo, el miércoles, la libra recibió un impulso positivo gracias a la noticia de que el gasto de los consumidores en el Reino Unido se mantuvo robusto durante la temporada festiva. Los supermercados del país experimentaron la mayor actividad navideña en cuatro años, y los consumidores demostraron resiliencia a pesar de las altas tasas de interés y la inflación elevada.

El jueves, la libra se fortaleció aún más tras conocerse que la actividad de servicios en el Reino Unido se expandió más de lo previsto según las estimaciones iniciales. El PMI final de diciembre para este sector vital alcanzó los 54,4, superando notablemente la lectura preliminar de 52,7, marcando un máximo de seis meses y disipando las preocupaciones de los inversores sobre una posible recesión en libras esterlinas.

No obstante, a finales de la semana pasada, la libra esterlina operó en modo de consolidación, limitando sus movimientos frente a otras monedas debido a la falta de datos significativos.

En cuanto al dólar estadounidense, tuvo un inicio fuerte la semana pasada cuando la aversión al riesgo aumentó al comienzo del año nuevo. Siendo una moneda de refugio seguro, el dólar se benefició del respaldo de los inversores que se alejaron de activos más riesgosos. Sin embargo, el miércoles experimentó un declive después de la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), donde se indicó que las tasas de interés están “en su punto máximo o cerca de él”.

Este comentario del FOMC generó expectativas de posibles recortes de tasas de interés por parte de la Reserva Federal, afectando negativamente al dólar el miércoles y jueves. A pesar de ello, el dólar logró recuperar algunas pérdidas después de que los datos laborales de EE. UU. superaran las expectativas el viernes, con la creación de 216,000 empleos en diciembre, superando las estimaciones de 170,000.

Sin embargo, la fortaleza del dólar se vio nuevamente afectada tras el último índice de servicios ISM, que mostró una desaceleración significativa en la actividad del sector en diciembre. Con una lectura de 50,6, descendiendo notablemente desde los 52,6, el dólar concluyó la semana pasada con una nota pesimista.

GBP/USD

El par se encuentra en una fase de consolidación dentro de un rango específico, y los niveles clave a observar son 1,2826 en el lado alcista y 1,2611 en el lado bajista. El contexto más amplio sugiere un patrón correctivo en desarrollo, pero la confirmación dependerá de la acción futura del precio en relación con los niveles de soporte y resistencia mencionados.

El análisis actual del GBP/USD muestra que el par se mantiene dentro de un rango por debajo de 1,2826, y el sesgo intradiario se mantiene neutral en este momento. En la perspectiva alcista, una ruptura clara por encima del nivel máximo de 1,2826 podría reanudar el impulso alcista que se originó desde 1,2036. Sin embargo, en el escenario contrario, una ruptura por debajo de 1,2611 indicaría una corrección más pronunciada hacia el soporte en 1,2499.

Desde una perspectiva más amplia, la evolución de los precios desde el máximo de mediano plazo de 1,3141 se interpreta como un patrón correctivo en el contexto de la tendencia alcista que se inició desde 1,0351 (mínimo de 2022). El actual aumento desde 1,2036 se considera el segundo tramo de este patrón correctivo en desarrollo. Se espera que este avance esté limitado por la resistencia en 1,3141, lo que daría paso al tercer tramo del patrón correctivo.

No obstante, si el precio del GBP/USD rompe el soporte clave de 1,2499, se argumentaría que el tercer tramo correctivo ha comenzado, apuntando a un retroceso del 38.2% desde 1,0351 (mínimo de 2022) hasta 1,3141, lo que situaría el objetivo alrededor de 1,2075.

VENTAS MINORISTAS EN EE. UU.: PUNTO FOCAL PARA LA RESERVA FEDERAL

En el contexto económico actual, las expectativas sobre recortes en las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) se enfrentan a nuevos desafíos. El punto focal en los Estados Unidos será el rendimiento de las ventas minoristas, siendo el resto de los datos principalmente de nivel secundario. A pesar de que el gasto del consumidor en los Estados Unidos ha experimentado una desaceleración después del auge del verano, no parece estar al borde de un colapso. En noviembre, las ventas minoristas aumentaron un 0,3% mensual, y se espera que las lecturas de diciembre, que se conocerán el miércoles, muestren un ritmo similar.

El miércoles también se publicarán cifras de producción industrial, mientras que el jueves, los datos de permisos de construcción y el inicio de la construcción de viviendas para diciembre podrían atraer la atención. Las ventas de viviendas existentes se darán a conocer el viernes.

Las encuestas regionales de la Fed proporcionarán información sobre el sector manufacturero el lunes (Fed de Nueva York) y el jueves (Fed de Filadelfia), y finalmente, el viernes, los inversores estarán atentos a la vital encuesta de sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan.

Con los mercados apostando fuertemente por alrededor de 150 puntos básicos de recortes en las tasas de interés para diciembre de 2024, un conjunto sólido de indicadores podría provocar una recalibración en los futuros de fondos de la Fed, potencialmente impulsando los rendimientos de los bonos del Tesoro y, a su vez, el dólar estadounidense.

Se está viendo que la resistencia continua de la actividad estadounidense ha llevado a un cambio significativo en las perspectivas para la economía de Estados Unidos. A pesar de la agresiva campaña de ajuste monetario con un aumento acumulado de 525 puntos básicos en la tasa de política de la Reserva Federal en los últimos dos años, las ganancias continuas en el empleo y una desaceleración notable de la inflación han impulsado el crecimiento real del ingreso disponible de los hogares a territorio positivo. Ante esto, las expectativas de una flexibilización monetaria por parte de la Fed y una relajación de las condiciones financieras están ejerciendo menos restricciones sobre la actividad y la economía estadounidense. Como resultado, aunque se reconoce el riesgo de desaceleración, la perspectiva más probable es que la economía estadounidense continúe creciendo hasta finales de 2025, logrando un “aterrizaje suave”. Las previsiones ahora indican un crecimiento del PIB de Estados Unidos del 1,7% para el año calendario 2024 (anteriormente 0,9%) y del 1,7% para el año calendario 2025 (anteriormente 1,5%).

Esta perspectiva más resistente para el crecimiento estadounidense tiene implicaciones globales. Aunque el entorno económico de Europa sigue siendo desafiante, se espera que la eurozona y el Reino Unido se recuperen más rápidamente en 2024, impulsados en parte por la actividad estadounidense. Se prevé un crecimiento del PIB del 0,6% para la eurozona y del 0,5% para el Reino Unido en 2024. Canadá y México, al tener vínculos comerciales significativos con Estados Unidos, también pueden beneficiarse de la perspectiva más firme para la economía estadounidense, llevando a un aumento en las previsiones de crecimiento del PIB para 2024 a 1,0% y 2,0%, respectivamente.

Sin embargo, no todos los países se beneficiarán por igual. En China, factores estructurales, como la disminución de la población en edad de trabajar y un sector inmobiliario altamente apalancado, podrían seguir frenando el crecimiento económico. A pesar de un aterrizaje suave en Estados Unidos, se mantiene la previsión de crecimiento del PIB de China en un 4,5% para 2024.

En general, un aterrizaje suave en Estados Unidos debería moderar la desaceleración económica mundial en 2024. Se prevé una desaceleración más leve, con un crecimiento económico global del 2,6%, en comparación con la previsión anterior del 2,4%.

Con respecto a la política monetaria, se espera que los principales bancos centrales adopten un enfoque más gradual para reducir las tasas de interés en un entorno de perspectivas de crecimiento más sólidas. La Reserva Federal podría recortar las tasas en 125 puntos básicos para finales de 2024, con un enfoque gradual y constante. El Banco Central Europeo (BCE) podría realizar un recorte inicial de tasas en abril, mientras que el Banco de Inglaterra (BoE) podría comenzar los recortes en junio. Se espera que el Banco de Canadá (BoC) realice un recorte inicial en abril, y el Banco de México podría comenzar con recortes en marzo. En conjunto, se anticipa una depreciación del dólar estadounidense en 2024 debido a las tasas de interés más bajas y una menor demanda como “refugio seguro”, aunque la magnitud de la depreciación podría ser menor de lo previsto inicialmente. Se proporcionarán pronósticos cambiarios detallados en la Perspectiva Económica Internacional de enero.

USDJPY

En el análisis intradía del par USD/JPY, la tendencia actual mantiene una postura neutral en este punto. En el escenario alcista, una superación de la marca de 146.40 daría continuidad al rebote iniciado desde 140.25, llevándolo hacia el nivel de retroceso del 61.8% de la caída desde 151.89 hasta 140.25, ubicado en 147.44. Se anticipa que la subida encontrará resistencia en dicho nivel, lo que podría generar un cambio de dirección. Por otro lado, en el escenario bajista, la ruptura de la marca de 143.41 volverá a inclinar la balanza hacia la baja, con el objetivo de volver a probar el mínimo de 140.25.

En un análisis de mayor amplitud, por el momento, la disminución desde el nivel de 151.89 se considera como la tercera pierna del patrón correctivo en curso desde dicho nivel. Si se materializa otra caída por debajo de 140.25, el siguiente objetivo será el nivel de retroceso del 61.8% de la subida desde 127.20 hasta 151.89, localizado en 136.63. Una ruptura sostenida en ese nivel abriría la puerta al soporte clave de 127.20, que representa el mínimo registrado en el año 2022. No obstante, una ruptura convincente de la resistencia de Fibonacci en 147.44 debilitaría esta perspectiva bajista y conduciría a una nueva prueba del nivel de 151.89 en su lugar.

Experiencia de trading Plus

Previous
Next

APERTURA DE CUENTA FÁCIL Y RÁPIDA

  • Regístrese

    Elija un tipo de cuenta y envíe su solicitud.

  • Deposite fondos

    Deposite fondos en su cuenta utilizando una amplia gama de métodos de depósito.

  • Opere

    Acceda a más de 500 instrumentos de CFDs en todos los tipos de activos de MT4/MT5.

Listo, así de fácil es abrir una cuenta de trading en Forex y CFDs.
¡Le damos la bienvenida al mundo del trading!
ABRIR UNA CUENTA REAL

Contáctenos

  • Preguntas generales

    Estamos aquí para brindarle una aventura exitosa en su trading, desde la apertura de cuenta hasta el depósito y el trading.

    [email protected]
  • Clientes Premium

    Si está interesado en convertirse en premium para desbloquear servicios adicionales como trader de gran volumen o unirse a Vantage Club, envíenos un correo electrónico a continuación.

    [email protected]